Información de la revista
Vol. 17. Núm. S2.
XXI REUNIÓN CIENTÍFICA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE EPIDEMIOLOGÍA, CONJUNTA CON LA FEDERACIÓN EUROPEA DE EPIDEMIOLOGIA DE LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE EPIDEMIOLOGÍA
Páginas 194-196 (Octubre 2003)
Respuestas rápidas
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 17. Núm. S2.
XXI REUNIÓN CIENTÍFICA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE EPIDEMIOLOGÍA, CONJUNTA CON LA FEDERACIÓN EUROPEA DE EPIDEMIOLOGIA DE LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE EPIDEMIOLOGÍA
Páginas 194-196 (Octubre 2003)
Acceso a texto completo
Comunicaciones orales : Mortalidad
Mortality studies
Visitas
...
Este artículo ha recibido
No disponible
Visitas
(Actualización diaria de datos)
Información del artículo
Texto completo

Sábado 4 de Octubre / Saturday 4, October

9:00:00 a/to 11:00:00

Moderador/Chairperson:

José García Rodríguez

491 TENDENCIA TEMPORAL DE LA INCIDENCIA Y MORTALIDAD DE LOS LINFOMAS NO HODGKIN EN ZARAGOZA (1979-1998)

Elena Vanessa Martinez*, M. Carmen Martos**, Gloria García-Carpintero**, Pilar Muniesa*, Inmaculada Melendez**, Mariano Esteban**, Jose Luis Arribas*, Luis I. Gomez**

*Medicina Preventiva y Salud Pública, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza. **D. G. Planificación y Aseguramiento, Dpto. De Salud, Consumo y Servicios Sociales, Zaragoza.

Introducción: Los linfomas no Hodgkin (LNH) son un grupo heterogéneo y diverso de linfomas. Su incidencia ha ido aumentando durante las últimas décadas en todo el mundo, sin estar restringido a ningún grupo particular o sexo. La mortalidad ha aumentado como media anual un 5,8% en mujeres y 4,7% en varones, lo que coloca a los LNH entre las localizaciones tumorales que han presentado un mayor ascenso. El objetivo de este trabajo es estudiar la tendencia de la incidencia y mortalidad de los LNH en la provincia de Zaragoza entre 1979 y 1998, identificando los efectos de edad, periodo y cohorte de nacimiento en dicha tendencia.

Métodos: El número de fallecimientos por causa, edad y año de defunción ha sido obtenido del boletín estadístico de defunción con datos del Instituto Aragonés de Estadística y el INE. El número de casos de LNH se ha extraído del Registro de Cáncer Poblacional de Zaragoza. A partir de estos datos se han obtenido las tasas de incidencia y mortalidad para cada sexo, periodo calendario y grupo de edad, estos dos últimos con una amplitud de 5 años. Las cohortes han sido definidas de acuerdo con su año central de nacimiento. La disponibilidad de información agregada en grupos de edad y periodos de observación de 5 años supone que para un mismo grupo de edad y un mismo quinquenio, la cohorte de nacimiento viene definida por intervalos de 10 años de amplitud. Se ha realizado un análisis de regresión múltiple, en el que la variable dependiente (defunciones o casos de LNH) sigue una distribución de Poisson, realizados con el programa R.

Resultados: Efecto edad: Tanto la tendencia de la incidencia como de la mortalidad muestra un incremento con la edad, siendo más marcado a partir de los 50 años en caso de la mortalidad, siendo similar en ambos sexos. Efecto periodo: En los últimos años se ha observado un incremento en la incidencia de LNH, mientras que la mortalidad presenta sólo un ligero aumento. Efecto cohorte: En las generaciones posteriores a 1955 se evidencia un aumento de la incidencia, con un descenso posterior en las cohortes más jóvenes, más acusado en mujeres.

Conclusiones: Los datos obtenidos, tanto en incidencia como en mortalidad, son concordantes con los hallados por otros autores. Sería necesario estudiar un periodo más amplio con el fin de obtener resultados más concluyentes en el estudio de las cohortes más jóvenes.

492 DESIGUALDADES SOCIALES EN LA EVOLUCIÓN DE LA MORTALIDAD POR SIDA

Maica Rodríguez-Sanz*, Carme Borrell*, Patricia García de Olalla**, M Isabel Pasarín*, M Teresa Brugal**, Joan Caylá**

*Serveis Informació Sanitària, Agència Salut Pública de Barcelona, Barcelona, España. **Epidemiología, Agència Salut Pública de Barcelona, Barcelona, España.

Introducción: La mortalidad por sida ascendió hasta 1996, a partir de entonces ha disminuido en gran parte debido a la introducción de nuevos tratamientos antiretrovirales. El objetivo es describir y comparar la evolución de la mortalidad por sida en Barcelona, según el nivel educativo y el nivel socioeconómico (NSE) del barrio de residencia, en los dos periodos de ascenso y descenso de la epidemia.

Métodos: Estudio de tendencias de base individual que analiza la mortalidad por sida en Barcelona entre 1991 y 2000. La población de estudio fueron las defunciones de residentes en Barcelona mayores de 19 años con causa básica de defunción sida o VIH (N=2413). Las fuentes de información utilizadas fueron el Registro de Mortalidad, el Registro de Sida y el Padrón de Habitantes. Las variables estudiadas fueron el año de defunción, el sexo, la edad, el nivel de estudios, el NSE del barrio y la vía de transmisión. Se realizó un análisis descriptivo de las tendencias de la mortalidad y para la comparación de éstas se ajustaron modelos de Poisson, siendo las variables explicativas las mencionadas anteriormente. Los análisis se realizaron por separado para hombres y mujeres, para los dos periodos de ascenso y descenso y para cada vía de transmisión.

Resultados: El 81% de las defunciones fueron hombres, el 43% eran sin estudios o con primaria y el 37% residían en barrios de bajo NSE. En el periodo de ascenso existe un mayor riesgo de muerte por sida en personas con menor nivel educativo, respecto a los individuos con estudios superiores, diferencial según el NSE del barrio (Riesgo Relativo (RR) = 1.6, IC95% = 1.4-1.9 en barrios de alto NSE y RR = 2.6, IC95%=2.1-3.1 en barrios de bajo NSE); el aumento anual de la mortalidad también es diferencial según el NSE del barrio, siendo del 14% en barrios de alto NSE y del 31% en barrios de bajo NSE. En el periodo de descenso el riesgo de muerte por sida en el grupo con menor nivel educativo es 1.5 veces mayor (IC95%=1.3-1.8) que en el grupo con estudios superiores, no diferencial según el NSE del barrio, en cambio el descenso anual de la mortalidad es de un 46% en barrios de alto NSE y de un 35% en barrios de bajo NSE.

Conclusiones: Los individuos con menor nivel educativo y de barrios de menor NSE tienen más riesgo de muerte por sida. Existe una evolución diferencial de la mortalidad según el NSE del barrio de residencia, tal que los barrios con menor NSE registran un mayor aumento, y posteriormente un menor descenso en la mortalidad por sida. Con el objetivo de disminuir las desigualdades en salud de estos grupos es conveniente dirigir esfuerzos a nivel preventivo, reforzando las políticas públicas.

493 GesMor, UNA HERRAMIENTA PARA EL DESARROLLO DE ESTUDIOS DE CARGA DE ENFERMEDAD

Joaquín Pereira*, José Cañón**, Ricard Gènova*, Consol Morant***

*Departamento de Salud Internacional, Instituto de Salud Carlos III, Madrid. **Organización Nacional de Transplantes, Ministerio de Sanidad y Consumo, Madrid. ***Instituto de Ciencias de la Salud, Talavera de la Reina.

Introducción: GesMor versión 1.0 es un programa en entorno Windows que permite gestionar datos de mortalidad, morbilidad y discapacidad y facilitar el cálculo de los Años de Vida Ajustados por Discapacidad (AVAD) o Disability Adjusted Life Years (DALY).

Métodos: GesMor ha sido desarrollado en el Departamento de Salud Internacional de la Escuela Nacional de Sanidad por un grupo de epidemiólogos, demógrafos y estadísticos, en el marco de un convenio entre el Instituto de Salud Carlos III y la Fundación Mexicana para la Salud (FUNSALUD), organismo ejecutor de la iniciativa Red Interamericana "José Luis Bobadilla de Políticas de Salud.

Resultados: GesMor realiza las siguientes funciones: 1) Captura de bases de datos con registros individualizados de mortalidad, donde la causa de muerte esté codificada mediante la Clasificación Internacional de Enfermedades 9ª y 10ª revisión (CIE-9 o CIE-10) y crea tablas de causas de muerte para ambos sexos por grupos de edades. 2) Asigna de manera automatizada a cada código de la CIE-9 o CIE-10, un código correspondiente al sistema de Clasificación de causas utilizado en los estudios de Carga de Enfermedad (CCE). 3) Permite variar las correspondencias establecidas entre los códigos de la CIE-9 o CIE-10 y los códigos de la CCE. 4) Facilita la modificación parcial de la CCE, incorporando nuevas causas o suprimiendo causas que no se consideren relevantes para un estudio concreto de carga de enfermedad, adaptándose así a la realidad epidemiológica de cada población, país o región. 5) Reasigna y redistribuye las muertes atribuidas a códigos mal definidos o inespecíficos de la CIE-9 o CIE-10 a otros códigos bien definidos de la CCE, mediante los algoritmos propuestos en el estudio de la Carga Global de Enfermedad (CGE) o mediante nuevos algoritmos establecidos en función de las prácticas específicas de certificación y codificación de causas de muerte de cada país o región. 6) Calcula los Años de Vida Perdidos por muerte prematura (AVP), uno de los dos componentes de los AVAD, utilizando la modificación de la tabla West 26 empleada en el estudio de la CGE. 7) Calcula los Años Vividos con Discapacidad (AVD), segundo componente de los AVAD, tras la introducción de datos de incidencia, edad media de inicio, duración y peso de la discapacidad en los ficheros creados para cada causa. 8) Permite incorporar, si se desea, tasas de descuento y ponderación por edades al cálculo de los AVP, AVD y AVAD. 9) Obtiene tablas resumen de AVP, AVD y AVAD, por sexos y grupos de edad, como producto final.

Conclusiones: GesMor y su manual de uso son de dominio público y están disponibles en la dirección http://www.funsalud.org.mx/red-jlb/espanol.htm. El copyright es propiedad del Banco Interamericano de Desarrollo y FUNSALUD tiene los derechos de distribución.

494 COMPRESIÓN DE LA MORTALIDAD DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA DURANTE EL SIGLO XX

Ricard Gènova*, Joaquín Pereira*, Consol Morant**

*Departamento de Salud Internacional, Instituto de Salud Carlos III, Madrid. **Instituto de Ciencias de la Salud, Talavera de la Reina.

Introducción: La transición demográfica y epidemiológica conlleva un retraso de la edad media de muerte. El demostrado aumento de la edad máxima de muerte en poblaciones con registros históricos fiables es más lento que el ritmo de mejora de la probabilidad de supervivencia hasta edades avanzadas. Esto supone una tendencia a concentrar una proporción creciente de muertes en dichas edades y en un rango etario progresivamente más estrecho (compresión de la mortalidad (CM)).

Objetivo: Medir la intensidad de la CM de la población española durante el s. XX.

Métodos. Fuentes: Tablas de Mortalidad (TM) de la población española (INE), años 1900, 1980 y 1998. Se calculan: media (esperanza de vida al nacer (EV0) y a 65 años (EV65)), edad mediana de supervivencia (P50), edad al percentil P90 de muerte, edad modal de muerte y C-Kannisto para las proporciones de muertes C10, C25 y C50. El indicador C-Kannisto mide el rango más estrecho posible de edades (en años) que puede acoger una proporción determinada de defunciones de la cohorte ficticia (TM) (p.ej. 50% en C50).

Resultados: La población española muestra la misma evolución observada en otros países con muy baja mortalidad. En el s. XX ha mejorado extraordinariamente la supervivencia [con datos de población femenina: 1900: EV0 = 35,70; EV65 = 9,23; P50=34,50; P90=76,13. 1980: EV0 78,61; EV65 17,93; P50 81,13; P90 92,79]. Esta mejora prosigue en los últimos años [1998: EV0 = 82,16; EV65 = 20,09; P50 = 85,89; P90 = 94,20]. Con menor intensidad la mejora se aprecia también en varones. Todos los indicadores de CM muestran una fuerte tendencia a la concentración de la mortalidad hacia las edades ancianas [1900: moda = 72,74; C10=5,87; C25=16,18; C50=52,02. 1980: moda = 84,23; C10=2,22; C25=5,92; C50=13,01]. Esta evolución persiste entre 1980 y 1998 [1998: moda = 87,76; C10=2,02; C25=5,92; C50=11,33]. Semejante comportamiento, con menor nivel de CM, se observa en varones.

Conclusiones: Los indicadores basados en la edad modal de muerte (moda, C-Kannisto) son adecuados para reflejar la tendencia a la CM al no verse prácticamente afectados por la mortalidad infantil y de edades jóvenes como la mediana o la EV0. Según datos recientemente publicados, España cuenta actualmente con uno de los más elevados niveles de CM del mundo. Sólo una continuada extensión de los límites de la vida humana o un aumento (no deseable) de la mortalidad prematura podría aminorar la rectangularización de la curva de supervivientes. La CM es un exponente del éxito en la lucha contra la muerte, pero supone un reto para el sector sanitario (carga de enfermedad), social (dependencia) y económico (pensiones). Es posible asimismo interpretar la CM como medida de la reducción de las desigualdades en salud y mortalidad en una población (a menor dispersión en torno a la moda, mayor posibilidad de que un número creciente de individuos consigan similares niveles de supervivencia).

495 IMPACTO DEL CIE10 EN LA CODIFICACIÓN Y EN LA MONITORIZACIÓN DE LA MORTALIDAD POR REACCIÓN AGUDA ADVERSA A DROGAS

Estela Díaz de Quijano*, M. Teresa Brugal*, Gregorio Barrio**, Luis Royuela**, Luis Torralba*, Joan A Caylà*, Luis De la Fuente***

*Servicio Epidemiología-IMS, Agència de Salut Pública, Barcelona, España. **Observatorio Español sobre Drogas, Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Madrid, España. ***Centro Nacional de Epidemiología, Instituto de Salud Carlos III y Plan Nacional sobre el Sida, Madrid, España.

Introducción: La mortalidad por reacción aguda adversa a drogas (RAAD), ha sido utilizada como un indicador indirecto de prevalencia para la planificación. Suelen identificarse mediante el Registro Nacional de Mortalidad (RNM), o a través de registros específicos. Con el fin de evaluar las discrepancias entre el RNM y los registros específicos de muerte por RAAD, y evaluar el impacto que ha supuesto el cambio la codificación a CIE10, se compararon el RNM y el registro específico del Sistema Estatal de Información sobre Toxicomanías (SEIT).

Métodos: Se incluyeron todas las muertes por RAAD producidas entre 1994-2000 en seis ciudades Españolas (Barcelona, Bilbao, Madrid, Palma de Mallorca, Pamplona, Zaragoza). El grupo de edad estudiado fue de 15-54 años. Las fuentes de datos utilizadas fueron: 1) RNM, seleccionándose los códigos 304-305, E850-E858, E950, E980 del CIE9, y sus homólogos del CIE10 (F11-F16, F18-F19, X41, X42, X44, X61, X62, Y11, Y12) cuyos epígrafes son intoxicación aguda, sobredosis y efectos tóxicos a fármacos. 2) El Registro de Mortalidad del SEIT con las muertes por RAAD en las que intervino un médico forense y dictaminó que la defunción era debida a una sobredosis a drogas. Para evaluar la capacidad del RNM de detectar las muertes por RAAD, se calculó el porcentaje relativo de detección del RNM respecto del SEIT [1 - (a-b)/a*100].

Resultados: El total de muertes por sobredosis registradas en el RNM durante el periodo 1994-2000 fue de 1.394. El registro del SEIT, para el mismo periodo y población, recogió 2.317. Esto implica que el registro específico detectó 1,66 veces más defunciones que el RNM. En el periodo 1994-1996, el porcentaje recogido a través del RNM coincidió en un 59% con el SEIT para el conjunto de las ciudades estudiadas. En el periodo 1997-1998 el RNM observó una tendencia ascendente de mejora de la detección, situándose en un 64% de las defunciones recogidas por el SEIT. Sin embargo, en los siguientes años disminuyó la detección del RNM, hasta llegar a sólo un 58% en el periodo 1999-2000. La magnitud de la detección no fue homogénea en todo el territorio. Así, algunas ciudades como Barcelona, que presentaban al inicio del periodo un porcentaje de detección alto (97%), al implantarse la CIE10 detectó sólo el 75%. En otras ciudades como Bilbao, la introducción de la CIE10 mejoró la detección del RNM (97%). Y en ciudades como Madrid el porcentaje de detección permaneció en todo el periodo alrededor de un 10%.

Conclusiones: La capacidad del RNM para detectar las muertes por RAAD, aunque mejoró durante el periodo estudiado, el impacto de la CIE10 ha influido negativamente en esta mejora. Es preciso una harmonización entre comunidades autónomas con objeto de estandarizar y mejorar la codificación de muerte por RAAD.

496 PATRONES DE LESIÓN EN FALLECIDOS POR ACCIDENTE DE TRÁFICO EN UN ENTORNO URBANO

Mª Jesús Casado1, Josep Ferrando2, Isabel Ricart3, Miquel Orós4, Toni Plasència3

1CEESCAT, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona. 2Departament d'Ensenyament, Generalitat de Catalunya. 3Agència de Salut Pública de Barcelona, Barcelona. 4Institut Anatòmic Forense de Barcelona, Barcelona.

Introducción: Los accidentes de tráfico (AT) constituyen un grave problema de salud pública a nivel mundial no sólo por el elevado número de víctimas que ocasionan, también por las discapacidades que originan y por sus consecuencias en el sistema sanitario y sociedad en general. Los objetivos fueron identificar las lesiones que presentan los fallecidos en AT según criterios de: localización anatómica, diagnóstico y gravedad de lesión y describir y comparar los diferentes patrones de lesión según fueran usuarios de turismo, motocicleta o peatones.

Métodos: Estudio trasversal de todas las personas fallecidas por AT en la ciudad de Barcelona durante los años 1997-99. Los datos se obtuvieron de los informes de autopsia del Instituto Anatómico Forense de la ciudad. Las lesiones producidas fueron codificadas según la Clasificación Internacional de Enfermedades 9ª revisión Modificación Clínica; la gravedad de la lesión se determinó mediante la Abbreviated Injury Scale (AIS) y la Injury Severy Scale (ISS). Las variables independientes estudiadas fueron sociodemográficas, tipo de usuario (ocupante de turismo y motocicleta), posición respecto al vehículo (conductor, ocupante, peatón) y tipo de accidente (atropello vs no atropello). Se compararon proporciones mediante el estadístico Ji-cuadrado y medias con la t de Student.

Resultados: El total de informes fue de 421. El 72 % eran hombres y el 28 % mujeres con una media de edad de 42 (d.t.= 25) y 54 años (d.t.= 26) respectivamente. Un 46 % de las víctimas fueron atropelladas, un 27,6% ocupantes de motocicleta y un 25,2 % de turismo. La media de gravedad de lesión según la escala ISS fue de 35 para ocupantes de turismo y motocicleta y 34 para peatones atropellados. Para los ocupantes de turismo, motocicleta y peatones, las principales regiones lesionadas fueron cabeza (22%, 39,8% y 29,3 % respectivamente) y tórax (18 %, 15,6% y 12% respectivamente). Las lesiones más frecuentes fueron intracraneales y fracturas de cráneo (41,8% en ocupantes de turismo, 44,7 % en ocupantes de motocicleta y 42,5 % en peatones) seguidas de las lesiones internas de tórax, abdomen y pelvis (22,4 % en ocupantes de turismo, 21,4 % en ocupantes de motocicleta y 14,5 % en peatones)

Conclusiones: Los ocupantes de turismo, motocicleta y peatones fallecidos por AT presentan un patrón de lesiones similar, siendo las más frecuentes las: intracraneales, fracturas de cráneo y las internas de tórax, abdomen y pelvis. Seria conveniente disponer de información sobre el uso de medidas de seguridad y protección en los fallecidos por AT para poder relacionar el patrón de lesiones con el uso de las mismas y poder avanzar en la mejora de estos instrumentos de prevención.

Idiomas
Gaceta Sanitaria

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?